sábado, 7 de enero de 2012

4 comedias sobre temas trágicos

Algunas personas consideran que ciertos temas son demasiado serios, sublimes y/o trágicos como hacer comedia sobre ellos. Los lectores de este blog ya saben que yo estoy completamente en desacuerdo con esa visión. Afortunadamente, muchos cineastas comparten conmigo el concepto de que, cuanto menos gracioso resulta un tema en la vida real, más oportunidades da dicho tema para la comedia. Aquí os dejo cuatro excelentes ejemplos de esta filosofía: comedias sobre temas trágicos.

4. Dr. Strangelove or: How I learned to stop worrying and love the bomb ("¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú"; temas: carrera armamentística, bomba de hidrógeno, fin del mundo).

En medio de la guerra fría, un general estadounidense se vuelve loco y lanza un ataque nuclear sobre Rusia. El gobierno de los Estados Unidos no consigue hacer volver a los aviones y cunde el pánico. La perspectiva es una guerra nuclear con la Unión Soviética y cientos de millones de muertos.

Suena como el argumento de un drama bélico, pero se trata de una divertidísima comedia dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Peter Sellers. La locura del general que cree que los rusos quieren intoxicar sus "fluídos" corporales en una genial parodia del fomento del miedo al enemigo eterno. La máquina del día del juicio final es la mejor ridiculización de la carrera armamentística que se ha hecho nunca. Y en cuanto a la diplomacia... Entre la conversación telefónica entre los presidentes y las peleas entre el general y el embajador ruso (que incluyen una de las frases más celebradas de la historia de la comedia) es imposible no pasárselo bien con esta historia.

La dejo en el peor lugar de esta corta lista sólo porque el tema es tan grande que no llega a tocar al espectador a nivel personal. No hay una víctima de los hechos que nos cuente la tragedia en primera persona, algo que sí ocurre en las tres comedias siguientes.

3. Modern Times ("Tiempos Modernos"; temas: desempleo, miseria, lucha social, alienación del trabajador).

Un trabajador de una fábrica, tras ser excesivamente presionado para rendir a la máxima velocidad en un trabajo manual alienante y repetitivo, se vuelve loco y provoca una negligencia que lo lleva a perder su trabajo y quedarse en la calle. Su situación es tan desesperada que casi prefiere estar en la cárcel antes que salir a buscar otro empleo. Conoce a una huérfana que ha sido alejada de sus dos hermanas y juntos intentan ganarse la vida, aunque apenas tienen para comer.

No pierdas tiempo ni en el baño. Te estamos vigilando.
Este es el tema de una de las películas más famosas de Charlie Chaplin y de la historia de la comedia. Lo genial de "Tiempos Modernos" es que puedes verla hoy en día y sentirte identificado con ella. La presión por la máxima productividad, hacer que los empleados trabajen incluso en su hora de la comida, los despidos masivos, la policía causando más problemas y desconfianza entre la población que ayudando... Estos temas siguen siendo tan actuales como cuando Chaplin los trató en los años treinta del siglo pasado. La genialidad cómica con que los abordó, sin embargo, no es precisamente algo habitual.

Pocas veces la alienación del trabajador ha hecho reír tanto como cuando a Chaplin se le queda el tic del gesto de su trabajo en la cadena de montaje (provocando todo tipo de torpes accidentes), y en ninguna ocasión la miseria ha resultado tan divertida como cuando Charlot cae de mil maneras diferentes al romper todas las paredes de su "casa" al borde del río.

Claro que al final, con miseria y todo, los protagonistas de la película siguen teniendo algún modo de vida. Difícil, sí, pero no llegan a la tragedia de la agonía y la muerte. El desempleo y la miseria son temas duros, pero hay cosas peores. Y así llegamos a...

2. 50/50 (tema: cáncer)

Lista injusta para esta comedia que se acaba de estrenar, ya que le hago el flaco favor de rodearla de obras maestras de la historia del cine. No me malinterpreten, no creo que "50/50" esté a la altura de todos estos clásicos. Sin embargo, fue esta comedia (que vi en el cine hace pocos días) la que me dio la idea de escribir este post. Y es que nunca había visto una película en la que la historia principal fuera algo como:

Un joven profesional, con un buen trabajo, novia, vida social.... De pronto recibe un diagnóstico trágico. Tiene un tumor maligno. Busca información en Internet, y lee en una página que sus posibilidades de sobrevivir están en torno al 50%. Tendrá que contárselo a sus padres, afrontar la quimioterapia, vivir el deterioro de la relación con su novia, el malestar físico continuo y la posibilidad real de morirse antes de cumplir los treinta.

No suena muy divertido, pero lo cierto es que prácitcamente todos los que estábamos en la sala del cine no paramos de reír en toda la película. Se luce Seth Rogen (quien en este film también es productor) en el papel del mejor amigo del protagonista, y Anna Kendrick también hace un gran papel. De hecho, entre ellos dos y Anjelica Houston eclipsan un poco al personaje principal, interpretado por  un Joseph Gordon-Levitt que no está mal, pero al que le falta algo. En cualquier caso, una comedia muy divertida, que al narrarse en todo momento desde un punto de vista muy cercano al protagonista hace que sea muy fácil empatizar con todas las experiencias negativas que rodean al cáncer.

Tiene mérito que una película te haga reír cuando empatizas con un personaje que lo está pasando tan mal. Pero puede haber historias incluso más personales y más trágicas, que a pesar de todo también se pueden tratar de forma que hagan reír.

1. La vita è bella ("La vida es bella", tema: holocausto, exterminio de civiles en los campos de concentración, niños incluidos).

Buongiorno principessa!
Un hombre de carácter optimista consigue, contra todo pronóstico, conquistar a la mujer de sus sueños. Se casan y tienen un hijo, y parece que la vida les sonríe. Pero cuando el niño tiene apenas cuatro años él y su padre son enviados a un campo de concentración por ser de origen judío. Su vida feliz se desmorona por completo. El padre tendrá que ocultar a su hijo, y conseguir que el niño no se haga notar mientras él tiene que hacer los trabajos forzados propios del campo de concentración, ya que si los nazis lo encuentran lo matarán. La mujer quiere juntarse con ellos, pero es enviada a un campo diferente y en ningún momento puede ver ni a su marido ni a su hijo.

Es difícil imaginar una historia tan dura, y además narrada de una forma tan personal y tan cercana. Es facílisimo empatizar con el personaje de Roberto Benigni en esta película, y sentir simpatía hacia ese niño tan inocente y divertido. Todo eso hace que sea muy difícil meter a estos personajes en una historia tan trágica y hacer que el espectador siga teniendo la sensación de que está viendo una comedia. Pero el director italiano lo consiguió a la perfección, haciendo una burla genial del nazismo sin por eso dejar de denunciar el horror de los campos de concentración. La escena de la traducción de las normas del campo es, sencillamente, insuperable.



Creo que estas cuatro películas son excelentes ejemplos de que cualquier tema es susceptible de ser tratado de forma cómica. No existen temas "tabú" o prohibidos para la comedia. Hay temas más difíciles que otros, es verdad, pero si se consigue hacer comedia con ellos el resultado puede ser inmejorable.

3 comentarios:

  1. Dicen que hacer reir a alguien es más difícil que hacerlo llorar. Pocos consiguen los dos efectos al mismo tiempo.

    Me anoto 50/50. Estará en megaupload?

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría sugerir Little Miss Sunshine,en la que se produce desastre tras desastre a cual más lúgubre y deprimente,pero por algún motivo resultan hilarantes...

    ResponderEliminar
  3. Justamente, las 4 son películas emblemáticas dentro del género de comedia por tratar estos temas con un humor particular. Todas grandes películas!! Genial post.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...