sábado, 14 de mayo de 2011

Robin Hood prince of thieves y los 6 trucos para que te pongas del lado del bueno

Hace poco leí un artículo de Cracked titulado "6 trucos que usan en las películas para asegurarse de que te pongas del lado del bueno". Aunque el artículo ponía diferentes películas para ejemplificar los distintos trucos, al día siguiente vi "Robin Hood, prince of thieves" (la de 1991, protagonizada por Kevin Costner) y comprobé que es un ejemplo casi perfecto de los seis recursos mencionados en el artículo. Varios de estos trucos, además, se cumplen dentro de las condiciones que en Cracked bautizaron como "incluso cuando no tiene sentido". Vamos a verlo:

[AVISO: hay SPOILERS. Aunque si aún no has visto "Robin Hood, prince of thieves"... ¿Qué estás esperando para verla?]

6. Dale un perro.
Si digo que es un ejemplo "casi" perfecto es porque este truco es el único que no se cumple literalmente. Robin no tiene tiempo para cuidar de una mascota y generar con ello la simpatía del espectador (aunque Lady Marian tiene un gato que aparece brevemente en una escena), pero podríamos decir que el truco aparece por omisión. Cuando Robin llega a Inglaterra se enfrenta a unos hombres del sheriff que quieren atrapar a un niño que ha trepado a un árbol. Con los hombres van un par de perros, pero cuando Robin pelea con los soldados (matando al menos a dos) los perros no toman parte en la pelea, como si de pronto hubieran desaparecido mágicamente de la escena. Si no hubiera sido así, nuestro héroe habría tenido que matarlos, algo imposible para el "bueno" de la película.

A falta de una mascota, cuidar de un viejo ciego también puede generar simpatía.

5. Hazlo tecnológicamente inferior.
Este truco sí que se cumple de forma clara y evidente. Los forajidos del bosque de Sherwood tienen harapos, no llevan armaduras y tienen que fabricar sus propias armas con los pocos recursos disponibles. El sheriff de Nottingham tiene hombres bien armados, y en una escena aparece desarrollando toda una partida de nuevas espadas de buen acero español.

4. Haz que se parezca y/o hable como el espectador, contra toda lógica.
Como indican en Cracked, a los personajes históricos a menudo les ponen en Hollywood actitudes exageradamente progresistas para su época, para que su ideología se parezca a la del espectador. Así, en la Inglaterra medieval nos encontramos con un Robin Hood que demuestra una total ausencia de prejuicios raciales o intolerancia religiosa con su amigo moro (interpretado por Morgan Freeman). Cuando un forajido se niega a compartir la bebida con él, arguyendo que es "un salvaje", Robin contesta "sí, pero no más que tú o que yo". Una actitud impensable para un europeo medieval, más aún tratándose de un cruzado.

3. Hazlo americano, aunque no lo sea.
Con esto se refieren a que el discurso del protagonista siempre suena como la declaración de la independencia de los EEUU, hablando de libertad y/o democracia. Robin Hood les dice a los forajidos que son "libres" cuando quiere motivarlos a luchar contra el sheriff. Y su amigo moro vuelve a hablar de libertad y de luchar contra "el tirano" que los oprime cuando tiene que volver a motivarlos para combatir al final de la película. Entre medio, Robin le dice a Marian en una escena que la nobleza no se define por nacimiento, sino por los actos de cada uno.

2. Justifica el comportamiento violento con la muerte trágica de un ser querido.
Cuando Robin llega a Inglaterra se encuentra con el cadáver de su padre colgando en una jaula. Luego se entera de que lo mataron por una acusación (presumiblemente falsa) de adorar al diablo, lo cual le es confirmado por el sacerdote local. Inmediatamente después aparece el sheriff, al que Robin hace un corte en la cara antes de huir robándole el caballo. Esos sucesos darán luego pie a la rebelión organizada desde Sherwood.

1. Dale al villano un hobby con clase.
Por la época histórica, el sheriff de Nottingham no puede ir a museos o escuchar música clásica. Sin embargo, el excéntrico personaje (interpretado de forma brillante por Alan Rickman) se hace esculpir una estatua de sí mismo, de la que luego intentará borrar la cicatriz que algún vándalo le hizo (a raíz del corte mencionado en el punto anterior). Además, ni siquiera sus amenazas son frases normales con las que el público "de a pie" pueda empatizar. Son frases rimbombantes y rebuscadas, como cuando le dice a Robin que le quitará el corazón con una cuchara (porque no tiene filo y duele más).


Y dicho esto, solo que me queda añadir que "Robin Hood, prince of thieves" es una de mis películas de aventuras favoritas. Cada vez que la veo me dejo engañar por estos seis trucos y disfruto como la primera vez que la vi, en el cine, siendo un niño.

2 comentarios:

  1. Alan Rickman sí que sabe hacer de villano. En Die Hard esta genial.

    Un dato que desiluciono a más de una mujer allá en lo noventas, cuando Kevin Costner encabezaba la lista de galanes de Holywood: la escena en que aparece con las nalgas al aire la hace un doble.

    ResponderEliminar
  2. Te faltó añadir que Kevin Costner habla con acento americano en la peli, a pesar de que en esa época no existía dicho acento.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...