lunes, 28 de febrero de 2011

Microrrelato: Fausto revisado

El diablo lo miró sonriendo.

- Muy bien - le dijo -. Ya tienes lo que querías, ahora quiero que me pagues.
- De acuerdo - respondió F.-. puedes quedarte con mi alma para toda la eternidad.
- No - respondió el diablo -. Tu alma no me interesa. Lo que me interesa es tu boca.

F. pensó que no había escuchado bien, hasta que el diablo se bajó los pantalones, revelando un miembro enorme y rojo, con abultadas venas llenas de fuego. Entendiendo al fin, F. se puso de rodillas.

- Tú sigue - dijo el diablo, unos minutos después - que yo te aviso.

3 comentarios:

  1. Me quedé con la mayor cara de WTF. o_o

    ¡Sos groso, tío!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me alegro de que haya gustado :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...