viernes, 7 de enero de 2011

Microrrelato: Tras un trabajo bien hecho

La camarera dejó las tres cervezas sobre la mesa y volvió a la barra. Los tres hombres, despojados ya de sus uniformes de trabajo, brindaron en silencio. Afuera, extenuados, los tres camellos comían hasta saciarse. Habían perdido mucho peso a lo largo de la noche, pero tenían más de trescientos días para recuperarlo.

- Esta noche a descansar - dijo Melchor -, y mañana a celebrar el trabajo bien hecho.

- Sí - confirmó Gaspar, mientras terminaba de liar disimuladamente un porro -. Mañana nos vamos de putas.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...