sábado, 22 de enero de 2011

"The invention of lying" o cómo estropear una idea excelente.

"The invention of lying" parte, en mi opinión, de una de las mejores ideas de la historia del cine: en un mundo en el que los seres humanos solo pueden decir la verdad, un hombre de pronto desarrolla la capacidad de mentir. Dado que es el único capaz de hacerlo (no existe ni siquiera una palabra para describir la mentira) todos los demás le creen, diga lo que diga, lo cual le dará la posibilidad de alterar su vida y la de los demás a su gusto.

Hasta aquí todo perfecto. Pero el problema es que a partir de este punto el guion final no consigue desarrollar bien el argumento y lo que podría haber sido una película brillante se quedó en algo a medio camino. Aunque en este blog no suelo analizar películas, hoy me apetece hacerlo y comentar por qué falla esta historia (además, "The invention of lying" es una comedia, así que tampoco está tan alejada de la temática habitual).

[AVISO: SPOILERS. A partir de ahora habrá spoilers, aunque dado que esta película en ningún momento pretende sorprender al espectador -seguramente sea ese otro de sus fallos- no creo que sea algo demasiado importante.]

Probablemente el principal problema de "The invention of lying" sea el personaje protagonista (interpretado por Ricky Gervais, con mucha menos gracia de la habitual en él). Se trata de un "guionista" (dado que la ficción no existe, los guionistas escriben únicamente sobre hechos históricos reales) fracasado, a punto de ser despedido, sin éxito con las mujeres... Un perdedor nato. Ahora bien, si este personaje desarrolla de repente la capacidad de mentir sabiendo que todo el mundo le creerá, diga lo que diga, ¿no es de esperar que, al menos al principio, dicho personaje aproveche esa mágica virtud para hacer lo que le dé la gana sin ningún tipo de pudor? ¿No sería normal que quisiera "vengarse" un poco de un mundo que nunca le dio nada? Pues en toda la película lo más "atrevido" que hace nuestro protagonista para su provecho personal, de forma intencionada y egoísta, es ganar en el casino (o mejor dicho, decir que ha ganado pero que la máquina no le ha dado el premio) y escribir un guión completamente ficticio (aunque todos los demás piensan que la historia es real) con el que consigue el reconocimiento profesional que nunca tuvo.

Así que nuestro personaje suelta un par de mentiras bastante inocuas con las que gana algo de riqueza y prestigio, y ya está. Desde el primer momento es un tío buenazo con mucha conciencia, y hasta el final de la película lo seguirá siendo. Incluso cuando se convierte en el único profeta de la primera religión (al surgir la ficción surge también el mito, aunque nuestro protagonista inventa el concepto de "Dios" de forma completamente accidental) sigue procurando siempre el bien común por delante de su propio beneficio personal.

Es algo básico para cualquiera que haya estudiado guion el concepto de "arco de transformación del personaje", que no voy a explicar aquí pero que básicamente se refiere a la evolución personal que hace el protagonista a lo largo de la historia. En prácticamente todas las películas existe dicho arco, salvo raras excepciones (las cuales suelen tener buenos motivos). En "The invention of lying" el arco en cuestión no existe, y eso es especialmente grave, teniendo en cuenta lo absolutamente extraordinario de la habilidad que desarrolla el protagonista en esta historia. ¿Un personaje desarrolla una habilidad única en el mundo con la que es capaz de manipular a todo y a todos de forma extraordinariamente sencilla y eso no lo cambia en absoluto? Pues, según la historia de esta película, no.

Lo peor es que en la película hay un momento en que un vecino del protagonista, deprimido, le cuenta que se va a suicidar y este usa su habilidad de mentir para animarlo y evitar la tragedia. Habría sido extraordinariamente fácil hacer que el personaje se comportara de forma un poco más egoista al principio, y que animar al vecino fuera la primera acción realmente altruista que hiciera con su nueva habilidad. Otro punto de inflexión para la historia, en definitiva. En cambio, con un personaje tan moralmente recto en todo momento, la escena que comento pierde toda la fuerza que podría haber tenido, convirtiéndose en una mera anécdota intrascendente.

The invention of lying Ricky Gervais Johan HillHola vecino suicida. Tu personaje podría haber sido trascendente, pero me temo que
el espectador se olvidará de ti cinco minutos después de terminar la película.


Hay otros fallos importantes en "The invention of lying". Todo el tema de la religión está muy mal aprovechado, incluso en los gags (habiendo parodiado la imagen de Moisés y las tablas con bastante éxito, la parodia final del aspecto de Jesús resulta una mera repetición del chiste, y además en esa segunda ocasión no hay un contexto adecuado), el éxito económico como único logro personal se agota muy pronto, los amigos del protagonista aportan poco... Y en cuanto a la chica, su obsesión por la herencia genética, que va tomando cada vez más protagonismo según avanza la película, resulta absolutamente cansina. Y por otra parte, ¿qué le pasa a Jennifer Gardner en los labios? Toda su expresión en esta película queda distorsionada por una mueca casi perpetua realmente horrible. De todas formas, todo esto podría haberse superado si el personaje protagonista hubiese tenido algo más de "sangre en las venas", por así decirlo, al menos en algún momento de la historia.

The invention of lying Jennifer Gardner¡Oh Dios mío! ¡Qué labios tan horribles tengo!

"The invention of lying" se salva gracias a lo original de la idea, a algunos momentos puntuales muy graciosos (como el anuncio sincero de Coca-Cola o el cameo de Edward Norton) y un par de "malos" que aportan bastante (me habría gustado ver algo más del personaje de Tina Fey, que está muy bien). De todas formas, es, en mi opinión, el mejor ejemplo de una idea excelente tan mal llevada que acaba en una película que apenas llega a un aprobado.

5 comentarios:

  1. Deduzco por tu comentario que en ninguna escena el protagonista le dice a una buenorra
    "hazme una felación aquí y ahora o el mundo explotará"

    ResponderEliminar
  2. @Atrus: deduzco por tu comentario que viste el trailer pero no la película. Es una de las primeras cosas que hace (no por idea suya sino por un comentario de su amigo), pero se arrepiente un minuto después y no pasa nada. De hecho, en toda la película no hecha ni un solo polvo gracias a poder mentir.

    ResponderEliminar
  3. no vi el trailer ni nada, era una deducción.

    ResponderEliminar
  4. @Atrus: ah vale, pues buena deducción, porque la frase que sale en la película es casi idéntica :P

    ResponderEliminar
  5. Creí que era el único que pensaba eso, la película tenía un gran potencial pero no supo como aprovecharlo. Detesto ver cuando esto sucede, te deja una sensación de "seguro ahora viene lo mejor" pero eso nuca llega a suceder. Es como una comida mal preparada pero con los mejores ingredientes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...