jueves, 2 de diciembre de 2010

Noticias graciosas: especial tetas

Hoy tenía ganas de hacer una de mis recopilaciones de noticias graciosas, sobre todo después de haber leído unos cuantos sucesos curiosos relacionados todos ellos con un tema interesante donde los haya: las tetas.

- Desde Alemania nos llega la noticia de un alemán que reclama a su novia el dinero de los implantes de silicona que le pagó (algo más de 4.000€). La condición para que ella no lo tuviera que devolver era que permanecieran al menos un año juntos, algo que finalmente no ocurrió. Y yo me pregunto, ¿un año de "aprovechamiento" es lo correcto para una inversión de ese calibre? ¿O por el contrario, es demasiado? ¿Cómo podemos calcularlo? ¿Cuál es la rentabilidad de las tetas? De todas formas, al menos este hombre solo quiere su dinero, no como el californiano del que ya hablamos en este mismo blog, que pretendió cortarle las tetas a su ex para quedarse directamente con los implantes de silicona.

- En EE.UU. una mujer fue recientemente arrestada por hacerse pasar por una doctora (cirujana plástica, concretamente) y realizar exámenes de mamas a mujeres en un bar. Este caso me ha hecho darme cuenta de la cantidad de engaños a los que uno se expone en la vida diaria. A partir de ahora, si conozco a un tío en un bar y me dice que quiere meterme un dedo por el culo porque es médico y quiere revisarme la próstata, voy a decirle: "no, gracias". Ah, por cierto, la mujer de la noticia tenía antecedentes policiales, pero con un nombre de hombre. Así que se trata de una travesti que se hacía pasar por doctora para tocar tetas. ¿No os parece un personaje genial para hacerle un biopic?

- En la isla canaria de Lanzarote tenemos otra noticia de un travesti impostor (sí, en serio, debe ser que está de moda). Se trata de un hombre que se hacía llamar "Ruth" y que engañaba a las clientas de una peluquería haciéndoles "implantes" de silicona en pechos y labios por precios ridículamente baratos. Los "implantes" eran en realidad inyecciones de aceite de silicona que "Ruth" compraba en cualquier farmacia. El aceite de silicona bajo ningún concepto se debe inyectar, por lo que las clientas tuvieron todo tipo de problemas médicos en boca y pechos. Conclusión: si conoces a alguien con pinta de travesti en un bar o una peluquería y te dice cualquier cosa relacionada con tus tetas, huye lo más rápido que puedas.

- Una ciudadana de EE.UU. denunció recientemente que en la seguridad del aeropuerto la apartaron para cachearla debido al tamaño de sus tetas. Por lo visto los agentes la estaban mirando y comentando entre ellos desde que llegó a la cola, y la apartaron para cachearla sin ningún otro motivo aparente. Sí, estoy de acuerdo que esto más que en "noticias graciosas" debería ir en "noticias repugnantes", pero como recopilaciones de esas no tengo lo pongo aquí. Les recomendaría a estos agentes de seguridad que hicieran lo que hizo Lane Jensen: tatuarse una mujer y ponerse implantes de silicona a la altura de las tetas del tatuaje, para que quede más realista (sí, esto también es real). De esta forma tendrían bien a mano unas tetas que mirar y tocar cada vez que quisieran, y podrían dejar en paz a las viajeras con buenas proporciones.

Se me ocurrió que una foto de Katy Perry serviría para ilustar
este post, no sé por qué.

Y ya está, este texto acaba aquí. ¿Qué, se pensaban que un hombre no terminaría nunca de hablar de tetas? Pues sí, teneis razón, podría seguir, pero es que de momento no tengo más noticias graciosas que comentar.


*CC: la imagen que ilustra esta entrada la saqué de aquí.

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...