sábado, 9 de enero de 2010

Máquina expendedora muy polivalente

En la estación del ferrocarril de la Avenida Tibidabo de Barcelona nos podemos encontrar, como en la mayoría de estaciones de metro y ferrocarril, con una de las clásicas máquinas expendedoras. En concreto, se trata de la siguiente:


La mayoría de ustedes verá claramente los refrescos en las estanterías inferiores, y puede que también las chocolatinas en la del medio, pero, ¿qué hay en las estanterías superiores? Vamos a verlo más de cerca.



Así es, queridos lectores, si no queréis comprar golosinas ni bebidas, siempre estaréis a tiempo de gastar las monedas en unos preservativos, un anillo vibrador o una mascarilla para protegerse contra la gripe A (¿por cierto, qué fue de la gripe A? ¿Pasó de moda? ¿Qué es lo "in" ahora en enfermedades que causen paranoia mundial?). El motivo está claro, ante la posibilidad de echar una canita al aire durante el trayecto en ferrocarril (pocas cosas hay más motivadoras que un vagón lleno de gente medio dormida yendo al trabajo) se nos dan todas las opciones para hacerlo con la mayor precaución posible, sin contagiarnos de nada, pero sin dejar por ello de divertirnos. Y si alguno de ustedes piensa que hacerlo con una mascarilla contra la gripe no resulta muy sexy es que de erotismo no sabe nada. ¿Es que acaso no habéis fantaseado nunca con echar uno rápido porque llega el fin del mundo por culpa de una plaga mortal? Pues eso.

*Gracias a Ruben por enviarme las fotos.

1 comentario:

  1. De verdad que es muy práctico, invitas a la chica con una bebida y un chocolate y luego te la follas bien protegido, no sin antes causarle un gran placer con el anillo vibrador.

    Además de la máscara protectora, si te fijas bien verás que hay un gel desinfectante. Después de follártela con la máscara puesta te pasas desinfectante, vamos, un poco de higiene, no sea puerco.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...