jueves, 17 de septiembre de 2009

Leche de almendras

En esa sucesión de hechos absurdos que algunos llaman "vida cotidiana", el otro día noté que el gel de ducha que había comprado (el primero que vi en el supermercado, concretamente) tenía una foto que indicaba "contiene leche de almendras". Soprendido ante un acontecimiento de tanta trascendencia, no pude evitar pensar: ¿cómo se obtiene la leche de almendras? ¿Por dónde se ordeña una almendra? ¿Realmente quiero saberlo?


Mi gel no tiene este aspecto. La foto es ilustrativa, no una exposición auténtica de la realidad. Sí, soy así de manipulador.

Según una web que consulté al respecto (sí, porque yo me documento en profundidad antes de escribir un post, o qué se pensaban ustedes) la leche de almendras se obtiene "moliendo almendras secas y peladas y luego mezcládolas con agua". Según esta interesante lógica, si molemos y mezclamos grava, arena y agua, lo que obtenemos no es cemento, sino "leche de grava y arena". Y si de la leche de almendras dicen que es buena porque tiene mucha fibra, la leche de grava y arena tiene una cantidad de fibra de la hostia, así que tiene que ser buenísima.

Independientemente de las cualidades gastronómicas de la leche de almendras, yo me pregunto, ¿qué tiene de bueno para la piel? ¿Por qué el hecho de tener leche de almendras le da un valor agregado a mi gel de ducha? ¿Hará algo bueno por mi epidermis la leche en cuestión? Y lo que es realmente importante, ¿follaré más gracias a ducharme con un gel que contiene leche de almendras? ¿Podré decirle a las chicas en las discotecas: "ven a mi casa a tocarme la piel, vas a ver qué suave la tengo gracias a la leche de almendras"?

No sé si todas estas cuestiones tendrán una respuesta lógica, pero tengo que decir que, gracias a mi gel de ducha con leche de almendras soy mucho más feliz. Ya sólo me falta comprarme un exfoliante y algo para los poros abiertos (a menos que un exfoliante sea justamente algo para los poros abiertos, en cuyo caso mataré dos pájaros de un tiro) y ya conseguiré ser un auténtico varón metrosexual del siglo XXI. Y estaré realizado porque, señores, teniendo un cutis suave y cuidado a base de leche de almendras, ¿qué más se puede pedir?


3 comentarios:

  1. Sé que no debería, pero...

    ¡Esto es la leche!

    ...jo, intenté resistirme y no pude.

    ResponderEliminar
  2. @Vittt: sí, y peores para el cutis también.

    @Galia: ¡leches!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...