lunes, 4 de mayo de 2009

"Sex and the City" y el machismo disfrazado de feminismo

Hace varios años tuve ocasión de ver algunos episodios de "Sex and the city" (traducida en España como "Sexo en Nueva York"), tras los cuales dejé de lado la serie porque no me hacía demasiada gracia. Años más tarde, sin embargo, intrigado por el gran éxito del programa y la producción de la película, decidí ver algunos capítulos de reposición (de temporadas diferentes, ya que los repetían de forma desordenada). Descubrí que no sólo realmente la serie no me resultaba entretenida, sino que además un programa que se consideraba como una especie de avance feminista tenía en realidad bastantes aspectos de patriarcalismo retrógrado.

Podría decirse, en lenguaje simple, que "Sex and the City" tiene una especie de machismo disfrazado de feminismo. El disfraz está claro: tenemos a cuatro mujeres profesionales y solteras que hablan abiertamente de sexo. Con eso ya tenemos una apariencia de feminismo contemporáneo, que además algunas personas creen que se refuerza porque las protagonistas critican a los hombres con los que salen con un tono bastante burlón. Sin embargo, la idea de unas mujeres que critican a los hombres en tono de comedia es viejísima (de hecho, ya aparecía en la Lisístrata de Aristófanes más de 400 años antes de Cristo).

En cualquier caso, tras ese disfraz se esconden bastantes conceptos de un machismo de lo más retrógrado. A saber:

Los personajes de Samantha y Charlotte son la versión moderna de la vieja dualidad cristiana para el rol sexual de la mujer: virgen o puta (representada en la Biblia por María Magdalena y la Virgen María). Evidentemente, en esta adaptación moderna Charlotte no es literalmente virgen y Samantha no ejerce la prostitución, pero mientras que la primera tiene bastantes represiones y busca en todo momento la relación definitiva con un único hombre para casarse y ser una buena esposa a la vieja usanza, la segunda continuamente glorifica las relaciones superficiales, ocasionales y exclusivamente sexuales que procura mantener. Al menos en este caso no hay, en apariencia, un juicio moral, pero el arquetipo representado sigue siendo básicamente el mismo. Nótese, por cierto, la simbología externa: el arquetipo de "puta" lo representa la rubia, mientras que la "virgen" es la morena (aquí ni siquiera son originales).

Miranda podría haber sido un personaje auténticamente feminista, ya que es la única de las cuatro mujeres que en todo momento prima el tema de su éxito profesional por encima de la atención o deferencia hacia cualquier hombre. Sin embargo, una vez más la simbología externa hace de las suyas. Miranda lleva el pelo muy corto y se viste con una ropa que no resalta ningún rasgo femenino. Para colmo, en una temporada queda embarazada, y su tema principal en esos capítulos es que no le aflora el más mínimo sentimiento maternal. El mensaje queda claro: si tu trabajo te interesa mucho más que tu pareja, entonces no puedes ser femenina.

Los rasgos que acabo de mencionar en estos tres personajes son muy evidentes, lo cual, de paso, resta credibilidad a la serie. Estas características están tan exageradas en las tres co-protagonistas que los personajes resultan totalmente planos. Así, nos queda la protagonista, Carrie, como el único personaje creíble. Pero creíble no significa necesariamente positivo.

Carrie, narradora e hilo conductor de toda la trama, es una mujer totalmente superficial, que en una ocasión descubre que no tiene nada de ahorros para una vivienda porque se ha gastado miles y miles de dólares en zapatos. De hecho, casi toda la felicidad de esta "heroína" consiste en lucir la ropa más cara de los diseñadores de mayor renombre. Además de eso, uno de sus principales objetivos en varios capítulos de la serie es tener una relación feliz con el personaje de "Mr.Big", un hombre adinerado e inmaduro que en alguna ocasión se casa con una preciosa mujer bastante más joven que él. El hombre ideal para toda feminista, vaya.

Además del hecho de que, según parece, tanto Charlotte como Carrie e incluso Miranda llegan al final de la serie cuando consiguen marido (el objetivo final sigue siendo el mismo de siempre para tres de las cuatro), se podrían comentar otras cuestiones. Personalmente me llama mucho la atención el tema del test de Bedchel, que para ser aprobado con nota sólo requiere que en una historia haya al menos dos mujeres hablando en algún momento entre ellas, y que el diálogo sea sobre algo distinto a los hombres. A pesar de estar protagonizada por cuatro mujeres que en casi cada capítulo se reúnene a hablar, la serie casi nunca pasa el test.

En fin, podría seguir con el tema, pero no me gusta hacer posts demasiado largos, y menos sobre temas que no resultan divertidos. Esto es simplemente una reflexión que me rondaba la cabeza hace tiempo, y que quise publicar porque buscando en la red no encontré casi nada escrito al respecto. Resulta curioso que casi nadie vea más allá del disfraz superficial. Y al escribir esta frase de pronto me doy cuenta de por qué las seguidoras de esta serie encuentran en Carrie alguien con quien identificarse, e incluso un modelo a imitar.

20 comentarios:

  1. sólo he visto un episodio y no lo pude terminar. no tengo suficientes argumentos para decir que la serie es una mierda, pero

    ResponderEliminar
  2. Es un tanto triste sí,yo nunca he visto Sex and the City como una serie feminista,solía verla porque lo admito,habia situaciones que al rallar el ridiculo absoluto me hacian gracia.El único personaje con el que me identificaba de toda la serie era Miranda,que era mucho más mordaz e irónica que las demás,aunque a diferencia de ella yo adoro a los niños y no soy masculina en absoluto jajajjaja

    Un buen post,aunque fuera de tu línea(x cierto que rallada lo del yonki-jedy del post anterior)

    ResponderEliminar
  3. Alan, una serie que triunfa en la "prime time" no puede cuestionar los valores hegemónicos salvo que sea de un modo muy pero muy superficial, y este caso no es la excepción. Me acuerdo de la apertura del primer capítulo de la serie. Desde allí en adelante, es la historia de la princesa en dificultades que espera la llegada y el rescate del príncipe azul. La diferencia es que el príncipe azul, o Mr Big, se demora 10 temporadas.

    Lo que no estoy de acuerdo es en que la serie no es divertida, no soy seguidor y no vi más que algunos capítulos sueltos, pero los que vi me parecieron bastante graciosos, trillados como dices, pero cómicos al fin.

    Alan, te recomiendo que no te detengas a dar explicaciones ni a disculparte cada vez que te desvías un poco de la línea y el estilo principal del blog.

    ResponderEliminar
  4. @Vittt: jejeje... Esa fue mi primera impresión cuando la serie era emitida.

    @Bea: desde luego, el personaje de Miranda me pareció el único más o menos rescatable.

    @RTB: cierto, si cuestionara más los valores dominantes probablemente no habría pasado de un éxito "underground". En cuanto a lo divertido de la serie, supongo que tuviste más suerte que yo, al fin y al cabo, tampoco vi todos los capítulos. Y sí, la verdad que a estas alturas ya son muchos los posts en los que me pongo a divagar sobre otros temas, así que supongo que los lectores habituales ya estaréis acostumbrados, gracias por el consejo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que mirar para quien va destinada la serie. Los que queremos cosas que desafíen el orden establecido vemos Heroes, una de las series más surrealistas de los últimos tiempos.

    ResponderEliminar
  6. Soy seguidora esporádica de la serie (si seguidora y esporádica pueden ir juntas en alguna frase) y me río muchísimo viéndola. Me considero feminista, pero creo que, como en todo, no hay que pasarse analizando series, spots o films para encontrar su inclinación ideológica pues en el caso de querer encontrar valores extremistas en un sentido u otro, siempre los hayaremos. No me identifico con ninguno de los personajes, pero por supuesto no hace falta hacerlo para entenderlos y simpatizar con ellos. Hay personajes más promiscuos que otros (como en la vida real), más morenos que otros, más femeninos que otros y más estúpidos que otros. Se ríen de los hombres tanto como de ellas mismas. Y la serie finaliza cuando estabilizan sus vidas amorosas por el simple hecho de que una serie que trata sobre relaciones sexuales dispares y anecdóticas pierde su base argumental cuando las protagonistas deciden mantenerlas con los mismos hombres y en condiciones similares (follar mil veces con el mismo hombre puede traer alguna anécdota, pero menos que follar tres veces con tres tíos distintos). Pues eso. No obstante, aunque no lo comparto, admiro tu capacidad de análisis.
    S.S. (joder, es que son mis iniciales)

    ResponderEliminar
  7. S.S: es cierto que si te pones a rebuscar deliberadamente la ideología patriarcal en una serie o película cualquiera, siempre se encuentra. Conozco algunas profesoras feministas capaces de encontrarle la vuelta "falocéntrica" a casi absolutamente cualquier cosa. Pero es que en el caso de Sex and the City, no hace falta buscar mucho, el machismo de la serie salta a la vista.

    ResponderEliminar
  8. @Filoc: buff, la tecera temporada no la estoy siguiendo, pero la segunda desde luego fue muy decepcionante.

    @S.S.: con esas siglas, si algún día decides empezar a firmar tus comentarios con un nick tendrás todo mi apoyo XD. Por otra parte, como comenta RTB, el patriarcalismo de Sex and the City salta a la vista, y molesta especialmente cuando se trata de una serie que se nos vende como feminista en multitud de artículos al respecto. Por otra parte, eso de que hay personajes "como en la vida real" lo dudo mucho, salvo quizás en el caso de Carrie. Los otros, como ya expuse en el post, son demasiado similares a arquetipos culturales como para ser creíbles. Si por lo menos fuera para parodiar dichos arquetipos (como el personaje de Barney en How I met yout mother, por ejemplo, que es una parodia del arquetipo del Don Juan) entonces podría tener cierta gracia, pero cuando intentan que nos los traguemos como personajes serios entonces resultan un poco insufribles.

    ResponderEliminar
  9. tu apestas!! es E-N-T-R-E-T-E-N-I-M-I-E-N-T-O!!! a quien le importa? nadie busca lecciones de vida en la tv, si tu si, demuestras que estas peor de lo que criticas!

    ResponderEliminar
  10. @Anónimo: efectivamente, nadie busca lecciones de vida en la tv. Pero eso no significa que no las reciba, tanto si se da cuenta como si no.

    ResponderEliminar
  11. Para criticar primero tenes que informarte.
    Ademas no te olvides que es una serie de tv, no un documental,

    ResponderEliminar
  12. @Romina: "primero tienes que informarte", pues si cometí algún error o dije en el post que en la serie ocurre algo que realmente no tiene lugar, te agradecería que me indicaras dónde está el fallo concretamente. Sobre que no es "un documental", fíjate en mi anterior comentario.

    ResponderEliminar
  13. Desde ya principios del siglo pasado, con las revueltas de la búsqueda de la aprobación del derecho al sufragio universal femenino, hubo un grupo de mujeres que han mal interpretado el feminismo como la apropiación o mimetización de conductas destructivas de las que los hombres, ignorantemente hacen acopios: emborracharse cotidianamente, fumar, drogarse, decir tacos, sapos y culebras, ser promiscua..., en fin toda una retahíla de patrones de conductas que, más que ser beneficiosas, lo que están reflejando es una baja autoestima del sujeto exponiéndose a poner en riesgos su salud física y mental y múchísimas más repercusiones porque: si todos/as vamos a ser promiscuos/as con todos/as, ¿quién se podrá fiar de quién? Y, lo más triste es que haya un sector de las feministas que crean que esa mimetización supone liberación o modernidad como ejemplifican toda la sarta de series y programas de televisión basura que existen actualmente. Yo lo cambiaría por estupidez y degaradación humanas.

    ResponderEliminar
  14. @Mari Ángeles: a lo que comentas yo lo llamaría "igualar hacia abajo".

    ResponderEliminar
  15. La televisión se ha transformado en un reflejo donde se copian conductas sociales,esto no es entretenimiento;sino un reflejo de los decadentes valores del posmodernismo del vale todo.
    Pasa en todos los órdenes, para una tarada o tarado siempre va a justificar que es entretenimiento.
    Es páteico y sufriremos las concecuencias de tanta mala calidad en valores.
    El machismo el solo la piel del feminismo encubierto, en realidad está serie muestra lo que hacen un tipo de mujeres con dinero y libertad. Pensar estúpideces y ser disfuncionales sabiendolo.
    Yo no me preocuparía solas van a llegar a su resultado.
    la única modernidad que tienen estas mujeres es un celular, porque aún siguen siendo medievales.
    QUIEREN UN MACHO,QUE LAS BANQUE A TODA COSTA Y NO DIGA NI MU.
    HABRÄ TARADOS QUE LO HAGAN,
    La culpa es del que le da al chancho de comer.
    Dime que ves y te diré que eres.
    Usar el cerebro no duel......

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que no leí los comentarios, pero en lo que respecta a la nota me parece muy bueno el análisis aunque le falta un detalle más: la idiosincracia de la sociedad en que se basa. No recuerdo una película o serie de EEUU donde no se priorice el famoso sueño americano: mujeres amas de casa y superficiales, tapada de chicos, un marido que tiene que trabajar para cubrir los gastos y todos los chiches materiales. Por eso es que nunca va a triunfar como mujer una mujer guionada en yankilandia.

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que ya es llegar a un analisis de todo excesivo. La serie es genial, feminismo es igualdad y yo personalmente veo en esta serie algo entretenido, divertido, donde las protagonistas no dejan de ser un grupo de amigas que hablan de su día a día. Cosa que ya con eso gana puntos, porque tooooodas las series de exito son casi siempre protagonistas masculinos donde todo gira en torno a ellos y las mujeres son el segundo plato o la chica con la que se acuestan. Sin más es una de mis series favoritas, trata muchos temas de la forma mas ironica y divertida, luego cada una que saque sus conclusiones.... pero yo creo que ya es llevar todo a un extremo que no te deja disfrutar de las cosas.

    ResponderEliminar
  18. Carrie es la insoportable la que supuestamente da el ejemplo ala amigas cuando em realidad es quitamaridos y a aidan lo trato como cualquier cosa y despues le rogo regresar.
    Charlotte es la obsesiva por buscar marido y casarse..y es demasiado mogigata
    Miranda es fria ponieendo primero su trabajo antes de su vida ..pero es mas realista de las cosas
    Samantha es liberal con una expresion sexual implicita..puede verse un poco feo pero ala vez se resalta la sinceridad sin hacerse la santa..como lo hace carrie.

    ResponderEliminar
  19. Vaya análisis sesgado y machista. ¿Nadie se pregunta si sería posible una serie así protagonizada por hombres? ¿Si tendría tanta frescura, naturalidad, transgresión y diversión? Es una serie rompedora en lo que al tratamiento sexual contemporáneo se refiere y no porque esté protagonizada por mujeres. Está protagonizada por mujeres porque no puede ser de otra manera. Porque ellas son pioneras en la revolución sexual y los hombres estamos muy por detrás. Nada de concesiones feministas. Es una serie de éxito y de mujeres por derecho propio, y vista por hombres pues ya pasó a formar parte de la cultura popular.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...