sábado, 16 de mayo de 2009

Microrrelato: El reencuentro tras el largo adiós

En una calle muy concurrida del centro de la colorida ciudad, un hombre en blanco y negro camina solitario. De pronto se cruza con un escote no solamente espectacular, sino tan en escala de grises como la mujer que lo luce. En medio de la colorida ciudad, él la reconoce.

- ¡Madeleine, eres tú! - dice.
- ¡Richard! - dice ella, tras levantar la mirada hacia él -. ¿Cómo me has reconocido?
- Fácil - responde él -, aparte de mí, eres la única que está en blanco y negro.

Ella sonríe, y él se conmueve tanto que decide no comentar el detalle de que el verdadero motivo de que la haya reconocido tiene más que ver con las formas (redondeadas) que con los colores. Se miran fijamente, se abrazan y se dan un beso no sólo apasionado, sino incluso con una considerable dosis de lengua.

Cuando el beso se termina se vuelven a mirar, ambos repentinamente llenos de colores en su rostro, en sus manos y hasta en su ropa. Ella lo rechaza y se aleja, como si de pronto ya no lo reconociera. Él, en medio de la concurrida calle del centro de la ciudad, juraría que ha visto un escote que le suena, pero no, no puede ser el mismo. El que él recuerda era más gris.

-------------------------------

Nota: cualquier similitud entre el presente microrrelato y este otro no es pura coincidencia.

5 comentarios:

  1. Ojalá fuese tan evidente encontrar a la persona adecuada con sólo ver el color.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. triste, pese al colorido alrededor. ya me conoces, no hubiera soportado un final feliz...

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJ BUENO CUAL DE LAS DOS HISTORIAS VA........ESTA O LA OTRA ..........IGUAL TAN MUY BUENAS!!!!!!!!!GLADYS

    ResponderEliminar
  4. @Gamar y Gladys: gracias, me alegro de que guste.

    @Vittt: lo sé, no habría encajado con la historia. Y como ya te dije, muy bueno tu relato.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...