lunes, 29 de diciembre de 2008

Humor negro: la importancia de poder reírse de todo

"Si no puede uno hacer enojar a alguien, escribir tiene poco sentido" Kingsley Amis.

Hoy escribo uno de esos aburridas entradas de opinión por la que espero que los lectores sepan disculparme. Se trata, en esta ocasión, de una defensa a ultranza del humor negro, y en general de toda aquella comedia que algunos puedan considerar "de mal gusto". Esto viene a colación de un post sobre Sarah Silverman de un blog que suelo leer.

Como algunos de ustedes ya saben, a mí personalmente me gusta Sarah Silverman como monologuista. Su serie no me hace tanta gracia, y si bien puede que sea por el pésimo doblaje que le han hecho, lo cierto es que me parece que incluso en versión original me cansaría por el exceso que hace allí del humor escatológico (los chistes de pedos son un recurso del que creo que no se debe abusar). Entre los monologuistas estadounidenses políticamente incorrectos podemos decir que Sarah no es tan buena como George Carlin, pero desde luego tiene sus puntos graciosos.

En cualquier caso, el tema de esta entrada va mucho más allá de Sarah. Aquí de lo que se trata es de defender la capacidad de los comediantes para reírse de todos los temas, incluso de los más desagradables. Si bien el humor de shock también es un recurso que en exceso puede terminar cansando, lo cierto es que en su justa medida no sólo es permisible, sino hasta recomendable. Aparte del placer inmediato de la risa, la comedia tiene la capacidad de hacernos replantearnos nociones que teníamos asumidas sobre temas que van desde los más cotidianos hasta los más sublimes, y ese valor es algo que no se debe perder.

Sarah Silverman aprovecha el hecho de ser judía para hacer comedia con el tema del Holocausto. Si bien no es la primera judía que lo hace (Woody Allen, por ejemplo, empezó a hacerlo hace casi treinta años), sí que es una de las que lo hace con mayor crudeza. Además, aprovecha el "permiso" que tiene por ser miembro de una minoría para enlazar esta cuestión con otras sobre racismo y temas similares. Ahora bien, si después de ver un monólogo de Silverman uno piensa que está haciendo una apología de la discriminación étnica, evidentemente es que no ha captado todo el sentido de su número. Cito aquí una de las frases que comentan en el post que mencioné antes, y que a mí me parece especialmente buena:

"Todos culpan a los judíos de matar a Cristo, y luego los judíos tratan de echarle la culpa a los romanos. Yo soy una de las pocas personas que creen que fueron los negros"

Vi el vídeo del espectáculo donde dice esa frase, y en su momento me reí a gusto con ella. Claro que a la primera impresión sólo resulta gracioso por lo absurdo de la afirmación, pero en una segunda lectura se ve una crítica buenísima. Hace evidente lo absurdo de discriminar actualmente a los miembros de una minoría por algo que supuestamente hicieron hace 2000 años según una historia mítica que podría decir cualquier otra cosa con la misma credibilidad.

Con casi todos los gags de Sarah Silverman podemos hacer lecturas similares (ver el vídeo que enlazo más arriba para más ejemplos), y en general tiende a ocurrir con casi todo el humor negro y el humor de shock. Pero no sólo es defendible por la capacidad crítica que tiene, sino también porque al acercarse a temas "intocables" de forma humorística los rebaja al nivel de lo cotidiano, y así nos quita a los demás el miedo a hablar sobre esas cuestiones sin pelos en la lengua.

Así, desde mi punto de vista, el humor no sólo puede hacer sátiras sobre cuestiones dolorosas, sublimes o trágicas, sino que de hecho debe hacerlo. Sólo así podrá elevarse más allá del mero entretenimiento para cumplir una función social muy valiosa para nuestra completa libertad no sólo de expresión, sino hasta de pensamiento.

P.d. Otra defensa del humor negro en "Mi mesa cojea".

11 comentarios:

  1. Precisamente ayer tuve una discusión sobre este tema con mi cuñado. Él básicamente defendía que si no le puedes contar un chiste del holocausto a una victima que no conoces de nada, es que no se debería hacer en ningún otro ámbito. Su argumentación giraba entorno a la crueldad de hacer humor negro por muy bienintencionado que se sea.

    ResponderEliminar
  2. A la gente le gusta ofenderse por tonterias. Es una pena que no se den cuenta de que no tenemos nada en contra de los Malditos Judios.

    *primera visita.. buen blog, eh :)

    ResponderEliminar
  3. @Filoc: los chistes de Woody Allen o Sarah Silverman (y de muchos otros comediantes judíos) sobre el holocausto son accesibles a cualquiera, vícticmas incluidas, así que en cierta forma se los están contando también a estas personas. De todas maneras, SIEMPRE habrá alguien dispuesto a ofenderse por un chiste (sea de lo que sea el chiste). Si sólo se pudieran hacer aquellos gags que harán gracia al 100% de la población mundial, entonces el humor no existiría. Para un correcto enfoque sobre el humor en las situaciones trágicas, recomiendo la película "El cómico de la familia", protagonizada por Billy Cristal, con una genial escena en la que él hace una especie de monólogo cómico sobre su madre en el funeral de ella.

    @Karma: asumo que lo de "Malditos judíos" iba en tono irónico, en línea con la defensa de la ironía que hago en el post. Y sí, hoy en día parece que a la gente le gusta ofenderse. Estamos en la era de la corrección política llevada al paroxismo, me temo.

    ResponderEliminar
  4. Mierda Chrome, no sé porqué pero muchas veces no me me publica y me borra los comentarios en tu blog y en el de Rataube. A lo que iba, a mí personalmente me la suda si en Sudamérica hacen chistes con los gallegos y nos ponen como unos brutos descerebrados. Cuando me cuentan uno gracioso me río como el que mas. De hecho yo discutí con mi cuñado porque comparto tu opinión. Creo que el único límite debe ser el que también se aplica en Inciclopedia, no hacer humor con la intención de sembrar odio.

    ResponderEliminar
  5. Filoc: efectivamente, el de la Inci es un buen criterio en ese sentido (y por cierto, a mí también me hacen gracia los chistes de argentinos... Bueno, cuando son ingeniosos, claro).

    ResponderEliminar
  6. El término "humor negro" engloba varios tipos de humor de muy distinta naturaleza. No es lo mismo el humor escatológico, que el humor sobre grandes catástrofes o el humor que se apoya en diferentes estereotipos (el ultimo no estoy seguro si entra dentro de la categoría de humor negro, aunque también pueda ser hiriente).

    El humor sobre catástrofes, depende mucho de la distancia temporal, espacial y emocional de la audiencia con respecto a la catástrofe. Uno no puede reírse sobre la misma desgracia que aún está penando y por eso en ciertos contextos puede ser de muy mal gusto.

    ResponderEliminar
  7. Si hubiese más gente abierta a este tipo de humor y no se ofendiese con tanta fácilidad, qué distintas serían las cosas

    ResponderEliminar
  8. Ahí le has dado, Alan. En exceso, cansa y Sarah es cansina en exceso. Yo me he reído y me reiré de un buen chiste sobre negros, blancos, chinos, Gays, judíos o sobre casi cualquier tema “sagrado”, pero cuando se abusa, al fina, es que no le encuentras la maldita gracia por ningún lado. Y por supuesto, no soy racista ni homófobo ni nada de eso ¿heeeeeeeeeeee….?
    Pero si hasta me estas dando la razón en que sus chistes sobre cacas y pedos huelen, ja, ja, ja… Pero que bueno soy ;)

    Un abrazote y felices fiestas para ti y todos los tuyos.

    ResponderEliminar
  9. @RTB: diría que el humor de los estereotipos no entra en el humor negro, aunque Filoc lo mencionó por lo que decís de que también podría ser hiriente.

    @Kenbill: efectivamente, estaría bien que la gente se ofendiera menos con estos temas.

    @Hasta los cojones: hombre, en exceso todo cansa. Ya digo que a mí la serie no me pareció especialmente buena, pero como monologuista suele ser muy divertida.

    ResponderEliminar
  10. claro, claro.. esa era la idea.. no te vayas a ofender! :D

    ResponderEliminar
  11. El humor es reirse de uno mismo para disfrutar durante un buen rato y luego meditar.
    Ese humor negro que muchos no entienden, es debido a los perjuicios que se les antepone ante ciertas situaciones.
    Con tiempo como siempre visitaré esos vínculos.
    Saludos y como es habitual en estas fechas felices fiestas, ya queda poco para terminar el año y nuestras televisiones no entienden que han de hacernos reir, como en la época de Martes y Trece o Cruz y Raya, eso sin remontarme a Fernando Esteso y Andrés Pajares o Tip y Col.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...