sábado, 29 de noviembre de 2008

Annie Hall, Cuando Harry Conoció a Sally y Olvídate de París

Hace unos días leí un post sobre comedias románticas que me hizo pensar en la relación entre tres películas que yo personalmente considero de las mejores del género. Se trata de la ya clásica "Annie Hall", y otras dos películas posteriores, bastante más comerciales, en las que influyó de forma bastante clara. Veamos un poco de qué tratan estos tres filmes.



Annie Hall Annie Hall es, para muchos, la mejor película de Woody Allen (aunque a nivel personal, me gustó incluso más "Desmontando a Harry"). Con ella ganó los premios Oscar a la mejor película, mejor dirección y mejor guión, además del de mejor actriz para Diane Keaton. Es una obra muy personal, que se escapa completamente de todos los clichés de las comedias románticas. Mediante continuos flashbacks, el protagonista encarnado por Allen hace un recorrido por todas las relaciones de su vida (dos matrimonios fallidos incluidos), hasta llegar a la que tiene en la actualidad con Annie. Esta relación la veremos en su evolución, desde el romance inicial hasta la convivencia y las discusiones (si bien habrá también varios saltos temporales), a lo largo de muchos meses. Aunque parezca un enfoque complicado para una película, el humor de Allen hace que el filme se haga muy entretenido, con varios gags memorables que ya son parte de la historia del cine.



Cuando Harry conoció a Sally La influencia de Annie Hall se dejó notar años después en una comedia mucho más comercial: "Cuando Harry conoció a Sally" ("When Harry met Sally", traducida erróneamente en España como "Cuando Harry encontró a Sally"). Esta película tiene una línea temporal mucho más básica y convencional. Sólo hay dos saltos temporales al principio de la película, y en ambos casos de cinco años hacia adelante. Sin embargo, la forma en que ambos personajes hablan sobre las relaciones, la evolución de su perspectiva sobre el tema a lo largo de los años y la forma de narrar la historia recuerdan mucho al clásico de Woody. Su sencillez, sin embargo, hizo que esta película tuviera un éxito comercial mucho mayor. También aquí hay gags memorables, incluyendo la famosa escena del restaurante que encumbró a Meg Ryan como la reina de la comedia romántica durante muchos años.


Olvídate de París Olvídate de París, al igual que Cuando Harry Encontró a Sally, cuenta con Billy Cristal como protagonista masculino. Esta película recuerda incluso más al estilo de Woody Allen, ya que toda la historia está contada por varios personajes que están sentados a la mesa, de modo que la acción principal se alterna con los comentarios de los "narradores" (esto lo vimos en varias obras de Allen, como "Broadway Danny Rose" o la posterior "Melinda y Melinda"). Los narradores se van sumando mientras llegan al restaurante, momentos que se aprovechan para cortar el hilo narrativo y hacer los saltos temporales. Al igual que Annie Hall, esta película no se centra en el enamoramiento, sino en la relación en sí, en la evolución de la misma, con las partes más bonitas y también las más difíciles.


Vemos, por tanto, cómo la influencia de una gran película como Annie Hall se hace patente en algunas comedias románticas posteriores. Resulta notable que estos dos últimos filmes hayan tenido un éxito de público muy grande, incluso superior al que en su momento tuvo la obra de Allen (sobre todo "Cuando Harry Conoció a Sally"). En mi opinión, ambas representan una versión más comercial y accesible de la primera, y si bien no alcanzan su brillantez, son dos buenas películas que, gracias a unos buenos gags cómicos y buenas interpretaciones, consiguen sobresalir por encima de la mayoría de las comedias románticas.

5 comentarios:

  1. Hablando de influencias, "Desmontando a Harry" está influenciada por "Fresas silvestres" de Ingmar Bergman, en la que un médico veterano hace un viaje a su antigua universidad a recibir un título honorífico. Durante el viaje el médico va recordando partes de su pasado, lidiando con familiares y encontrándose con nuevos personajes.

    Si mal no recuerdo, cuando le preguntaron, Woody Allen negó que se hubiera inspirado en la de Bergman, aunque lo reconoce como uno de sus directores favoritos.

    ResponderEliminar
  2. No vi "Fresas silvestres", pero la veré, a ver qué tal. Aunque conociendo a Bergman, seguro que no será tan cómica como la de Allen.

    En cualquier caso, la influencia de Bergman en el cine de Woody siempre está ahí. Tanto cuando el de New York lo hace de forma consciente como cuando no es así, siempre se nota, aunque sólo sea en planos aislados.

    ResponderEliminar
  3. "Lo estabas buscando y aquí lo tienes... TOYOTA"
    jajajajaja

    Alan, si lees esto antes de mañana, traeme Annie Hall q hace siglos q no la veo y casi ni me acuerdo. ¿Vale? :-)

    ResponderEliminar
  4. Que estupidéz de blog...

    ResponderEliminar
  5. @Anónimo: ése es el comentario más inteligente y elaborado que he leído nunca.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...