martes, 28 de octubre de 2008

Conduce borracho para ir a reclamar una multa por conducir borracho

En mi búsqueda semanal de noticias tontas, me encontré hoy con la historia de un hombre de Linz (Austria) que, tras ser multado por conducir borracho, decidió ir a la comisaría reclamar la multa. Al parecer, el buen hombre quería explicar qué había pasado en la primera ocasión, y por qué la multa era injusta.

El caso es que a nuestro austríaco favorito de la semana le habían retirado el carnet de conducir y las llaves del coche, pero a él no le importó. Tomó sus llaves de repuesto, fue a buscar su coche, y condujo hasta la comisaría para reclamar que le quitaran la multa. Lo genial es que, en su segundo paseo a la comisaría, el hombre aún estaba bajo los efectos del alcohol, como pudieron comprobar los oficiales de policía. Evidentemente, el conductor se ganó una segunda multa por conducir ebrio. ¿Se imaginan el diálogo en la comisaría? Sería algo más o menos así:

- ¡Vengo a que me quiten la multa, coññññño!
- Oiga, pero, ¿a usted no lo acabo de multar hace una hora por conducir borracho?
- Sí, pero yo no estoy borrasho joder, si estoy bien, mira, mira cómo me toco la narizz...
- Claro, claro, no está borracho, me queda claro.... Un momento, ¿usted cómo ha hecho para llegar hasta aquí otra vez?
- Me he venido con el coshe, porque yo tengo un coshe muy bonito, y a usted y a su hermano gemelo los puedo llevar a pasear.
- ¿Ha venido en coche? ¿Así de bebido?
- Va, venga, quítame la multa hombre, ¿somosh amigos o no somo´amigo´?
- Que sí, que somos amigos, pero voy a tener que volverle a quitar la llave.
- ¡Que no me quitesh la llave! ¿Quieres que te pague? Te pago, mira, aquí tienes...
- Que no, hombre, que no hace falta que me pague a mí ahora.
- ¿Qué pasha? ¿Que mi dinero no vale aquí? Cagondiosh, yo pago, y te invito a un whisky. Va, tómate uno conmigo y luego vamos a conducir por la autopista...
- Sí, claro, ahora mismo.
- Te quiero tío. Eres un tío grande, joder... Sniff...


La verdad es que últimamente nos llegan unas noticias de lo más curiosas desde Austria. Primero, el degenerado que raptó a Natasha Kampusch, después el llamado "monstruo de Amstetten" que tenía prisioner a su hija en el sótano de su propia casa, después la muerte del líder ultra-derechista Jörg Haider y el descubrimiento de que era homosexual. Y ahora nos llega este borrachín delirante. No me extraña que el Sigmund Freud, el psiquiatra más conocido de la historia, haya nacido allí. Con tanto loco suelto...

7 comentarios:

  1. Ayer leí una sabia reflexión sobre Haider, "Para Haider apenas había diferencia entre hacerse una paja o tirarse a su amante, ya que en ambos casos acababa yéndose sobre su mano derecha" Ya que su amante era su ayudante!!

    ResponderEliminar
  2. Je, qué quieres que te diga, pero cuando estuve en Austria sí ví que es cierto que hay mucha locura por ahí. Raro el día en el que veas a menos de 100 personas con traje de tirolés (1000 si vas al Tirol)

    ResponderEliminar
  3. Menuda noticia, ya le vale al austriaco preferido de la semana. Jejejej. Estas noticias son las que hacen que la vida sean las cosas comunes de la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gatoweb: eso era del artículo de Mi mesa cojea, un gran artículo para una gran página.

    ResponderEliminar
  5. TDI: tienes toda la razón, mea culpa, leí solo esa frase en meneame, hoy he leído el artículo entero, genial, apunto a Mi mesa cojea en favoritos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...