martes, 23 de septiembre de 2008

Vicky Cristina Barcelona

Sin que sirva de precedente, hoy dedico el post a hacer la crítica de una película. Fui a verla al día siguiente de su estreno, y tengo que decir que está bien disfrutarla con un cine razonablemente lleno, ya que, como todos sabemos, la risa se contagia, y en "Vicky Cristina Barcelona" esta risa viene en más de una ocasión.

El argumento es el siguiente: dos turistas estadounidenses (Scarlett Johanson y una Rebeca Hall injustamente ignorada en la promoción del filme) llegan a Barcelona, conocen a un seductor artista asturiano (un genial Javier Bardem) y viven con él sendas historias románticas. De pronto aparece la ex-mujer del pintor, una artista desequilibrada (Penélope Cruz en el único papel de su carrera que me ha gustado) que dará un giro inesperado a la relación entre él y una de las jóvenes turistas.

La comedia está muy bien llevada, especialmente en un par de escenas entre Johanson, Bardem y Cruz en los que el simple hecho de los cambios de idioma entre inglés y castellano (un aviso a los espectadores de España: imprescindible verla en versión original, doblada perderá a buen seguro toda la gracia) es interpretado por la pareja española de tal forma que los espectadores estallamos en carcajadas.

En cuanto a Barcelona, está retratada de una forma muy bella, aprovechando la "excusa" de que las dos protagonistas femeninas sean turistas para ubicar la mayoría de las escenas de exteriores en los lugares más característicos y visualmente atractivos de la ciudad. Si bien algunos de mis conciudadanos se quejaban de que la imagen es poco realista, personalmente prefiero esta visión, que es la que a todos nos gusta en el cine (¿o acaso las películas en París muestran los conflictos urbanos de las afueras?). Hay algunos edificios y lugares que me faltaron (especialmente mi adorado parque del laberinto), pero lo cierto es que el filme hace justicia al atractivo de la ciudad condal.

El cambio de escenario hace que por un momento nos parezca una película atípica, sin todo lo característico del Woody Allen de New York. Sin embargo, un análisis más detenido nos hará ver que los temas habituales están ahí. La neurosis, la paranoia y la depresión (llevadas al extremo en el personaje desequilibrado de Penélope Cruz), las relaciones, las infidelidades, los artistas que no saben relacionarse en la vida real, la represión de las parejas aparentemente perfectas y prácticamente todos esos temas personales que Woody siempre se caracterizó por tratar con especial brillantez e ingenio. Como siempre, su visión nos podrá propiciar una interesante conversación al salir del cine.

En definitiva, una comedia bonita, visualmente atractiva, muy bien interpretada (en esta ocasión Johanson no me gustó tanto, pero Bardem, Hall y Cruz estuvieron casi insuperables) y suficientemente graciosa como para que el espectador salga satisfecho. Vale la pena verla.

3 comentarios:

  1. La verdad que tú tienes la suerte de verlas en versión original al vivir en una gran ciudad pero aquí sólo hay una sala en versión original en uno de los cines y no suelen poner todas las películas. Es una pena.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Alan...Lo estábamos esperando! Ahora hay que ver que pasa con las reacciones cuando llegue acá, pero si alguien de allá la supo apreciar (y más alguien que es fanático de Woody), creo que todo va a andar bien...ojalá!

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Patroclo: pues sí que es una pena. Recuerdo que cuando vivía en Tenerife me daba mucha rabia no poder ver las películas en V.O.S.

    elchapa: seguro que sí. La verda que la película me gustó. Espero que allá también sea bien recibida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...