sábado, 8 de diciembre de 2007

¿Cariño fraternal?



Entran un hombre y una mujer, de unos treinta y pocos, aproximadamente. Van directamente hacia el expositor donde tenemos el nuevo Lotus "Code". El hombre pregunta cuanto cuesta el crono de acero, y se lo digo (con correa de piel 229, con army de acero 249). Entonces él exclama un exabrupto: "joder, me cago en la puta cuánto dinero" (o algo similar). La chica se enfada, "¡Pues lo compras! ¡Que es un regalo para tu mujer, coño!", y le pega una bofetada de las buenas. Yo me había acercado para explicarles más sobre el reloj, pero prefiero alejarme. Mi compañera y yo nos miramos asombrados, mientras la chica sigue reprochándole - a los gritos - su tacañería.

Me piden que saque ambos, para decidir. Ya en el mostrador, él comenta que a su mujer le gustará más el que es todo de acero, grande y pesado. "Se le caerá el brazo, pero me llevo este". Lo dice mientras se lo prueba en su muñeca, de la que afirma que es más grande que la de su mujer. Ella se ofrece a probárselo en su muñeca: "Yo la tengo más pequeña", explica. Él no puede evitar el chiste fácil, en voz bien alta: "claro que la tienes más pequeña, bueno, mejor dicho, no la tienes". ´Para recriminarle su falta de delicadeza, ella le pega una buena patada en la espinilla.


Ella le dice: "muy bien, ya has cumplido con tu mujer. Será la primera vez que cumples como marido". Él se ríe, y yo intento disimular la risa. "Pues ayer, he vuelto a cumplir", afirma. ¿Ah sí? Dice ella. Y dice él: "luego lo pagaré en Navidad, cada vez que cumplo lo pago con un hijo". Ella vuelve a enfadarse y le da otro golpe, esta vez en el brazo. "¡Pero si te dan 2000 euros!" (haciendo referencia a la ayuda del estado español por tener hijos). "Si estuviera en francia me darían 10000, o en Alemania", replica él. "¡Pues vete a Alemania!" dice ella. Yo, mientras tanto, hace un rato que no puedo evitar reírme abiertamente.

Mientras le empaqueto el regalo, él insiste: "ya verás que tendré que pagarlo luego en Navidad". Ella afirma: "menos mal que yo ya tengo las hormonas tranquilas", él incrédulo: "¿seguro?". Luego sigue con lo de los hijos, "tendría que haber empadronado a uno en Irlanda y a otro en el País Vasco". Esto último viene seguido de una explicación, pero me la pierdo mientras busco una bolsa (aunque seguro que era algo fascinante).

Se fueron poco después. Por el contexto, me imagino que estos dos eran hermanos. Espero que él siga cumpliendo, y que alguien le enseñe cómo utilizar un condón. Por lo demás, que no siga yendo de compras con su hermana, no parece que sea bueno para la salud.

4 comentarios:

  1. Yo pido por favor que vuelvan dentro de 9 meses a comprar el típico marco de fotos para bautizo o las pulseritas de bebé, o el sujeta chupetes de plata... :-D besos

    ResponderEliminar
  2. Y yo que creía que lo de "las matrimoniadas" era ciencia ficción...

    ResponderEliminar
  3. :) gracias por el atinado comentario.

    En realidad, este post que has leìdo es una mezcla de un sueño con algo de inventos "conscientes": en el sueño escuchaba una canción titulada Adestes fideles, y estaba en una especie de quiròfano, pero no me operaban ni nada, por lo que a eso venía el cabo suelto.

    Mi blog es un hìbrido entre un diario de sueños y ficciones que se me atraviezan por la cabeza. En él son bienvenidos todos tus comentarios. :P

    Yo por lo pronto presciento que me voy a dar una divertida enorme leyéndote.

    Un saludo muy grande desde México.

    a

    ResponderEliminar
  4. Fini, la verdad es que no me extrañaría nada. Si es que él que cada vez que cumple lo paga con un niño XD

    Petur, sólo decir que a veces, la realidad supera la ficción.

    Almartirio, gracias por el comment, espero no defraudar tus espectativas y que te rías con mi blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...