sábado, 24 de noviembre de 2007

El Guess "de hombre"


Entra una pareja, morenos, no muy altos, más bien rellenitos, unos treinta y algo cada uno. Después de comentar entre ellos y mirar un rato las piezas en exposición, me piden que les saque el Guess chapado "de hombre", mientras me señalan un estante en el que sólo hay relojes de señora ("ladies", que dirían los de Guess). Me acerco al expositor, abro y extiendo mi mano hacia un chapado cuadrado de tres cadenas, que por su gran tamaño, en más de una ocasión he vendido a caballeros. "Ese no", me dicen. Es demasiado grande, prefieren el de dos cadenas.

El hombre se lo prueba, y tiene la muñeca tan grande que el reloj no le cabe con las piezas que vienen por defecto. Pienso que en ese momento TIENEN que darse cuenta de que es un reloj puramente femenino, pero no. Lo achacan a que él tiene el brazo demasiado grande (mentira, el tipo no será una sílfide, pero su brazo es normal). Me aguanto la tentación y no les digo nada. Yo soy un vendedor y mi trabajo es vender, además, el cliente siempre tiene la razón. Le ofrezco sacar una pieza de la cadena de otro reloj igual para añadirla al suyo, y el hombre acepta encantado.

Con la pieza adicional, consigue ponerse el reloj. Imagínense el conjunto: un tío rellenito y mal afeitado, vestido con ropa deportiva, y en la muñeca un reloj Guess de mujer, todo chapado en oro, con las dos cadenitas doradas rodeando su brazo. Parecía una especie de "metrosexual de barrio", una combinación realmente indescriptible. No podría quedarle peor, pero ambos lo encuentran perfecto y se lo compran. Dios mío, ¿acaso es que mis criterios estéticos están TAN equivocados? ¿Quizás es que soy yo el que no sabe combinar? ¿Quizás debo conjuntar mi metro ochenta de altura y mi perilla sin afeitar con un bonito tutú rosa? Lo pensaré.

Epílogo
El otro día vino otro hombre, con el brazo mucho más ancho, y me pidió otro Guess "ladies", chapado, pero además con brillantes alrededor. Se lo probó, pero le habrían hecho falta como tres o cuatro piezas más para que le cupiera. Por muy mal gusto que pueda tener la gente, a veces, por suerte, la realidad se impone.

1 comentario:

  1. Hola!! recién vi tu comentario...la verdad es que no he leido memorias de adriano, no lo he podido encontrar.

    Pero lo seres humanos son infinitos. El que Cortazar sea un genio, no significa que deban gustarle las mismas genialidades...a mi me llamo la atencion que no tuviera en su biblioteca El Quijote, en casi toda biblioteca está...raro no? pero bueno...

    Espero que te encuentres bien, cuando tenga más tiempo le daré un vistazo a tus entradas. Muchisima suerte!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...